INFECCIONES TRANSMITIDAS POR EL HUEVO

 

La correcta conservación de los huevos pre-incubación es uno de los aspectos más importantes en el control de infecciones.

Existen dos vías de contaminación que pueden dividirse en “transmisión vertical”y “transmisión horizontal”.

En la transmisión vertical la infección se transmite directamente de la hembra reproductoras al embrión en el interior del huevo. Son típicas infecciones con bacterias del género Salmonella, Micobacterium y Mycoplasma o virus como el de la enfermedad de Newcastle.

La transmisión horizontal se origina por el depósito de agentes infecciosos sobre la cáscara del huevo cuando atraviesa la cloaca de la hembra. Desde el huevo infectado puede transmitirse a otros huevos y entre pollitos. Es muy importante no mezclar huevos o pollitos de distintas nidadas, sobretodo si el historial de los reproductores muestra muertes embrionarias o en neonatos. Son típicas infecciones causadas por bacterias como E.coli, Estafilococos y algunos hongos como Cándida spp.

Buscanos en las redes sociales